Lástima: “invisible” no significa “transparente”

10 de abril 2012 Laura Chinchilla gobierno

Ya que la presidenta no ha sido firme, por lo menos que le ponga a ser honesta. Brutalmente honesta.
Ninguno de los hechos revelados por la prensa en las últimas semanas es más indignante que la actitud burlona de quien pretende quitarse el tiro, minimizar lo que es enorme, o evadir la responsabilidad de esclarecer hasta el último cuestionamiento.
Ni se diga de los argumentos que pretenden que hechos presuntamente ilícitos permanezcan ocultos a la opinión pública.
Llegados a este punto, el del escándalo como status quo, la transparencia se impone como receta única. Es tan básico como que nada teme quien nada debe. Atacar a la prensa por revelar hechos de legítimo interés público, o cazar al o los funcionarios decentes que hayan alertado a periodistas sobre hechos presuntamente irregulares, no solo no contribuye a sanear la función pública; sino que alimenta un creciente clima de incertidumbre y escepticismo que sigue minando la confianza de los ciudadanos en los gobernantes de turno, en el sistema, en la democracia.
Sirva de consuelo el accionar oportuno de Tributación, en el caso del exministro Herrero, o de la Fiscalía, en el caso de la cuestionable contratación que hizo RECOPE de una asesoría en imagen a la empresa Procesos, propiedad de su esposa.
El anuncio de la creación de un “grupo élite” que investigue y persiga la defraudación fiscal, parece un buen primer paso para atajar la avalancha de cuestionamientos en materia de nuevos impuestos. Pero el silencio de la Presidenta y los ministros este martes, tras el Consejo de Gobierno, a la luz de las revelaciones que se suman, y el plato de babas de su cadena de televisión del lunes, hace preveer que de los socollones de la semana pasada se ha aprendido poco. El gobierno sigue, como la orquesta del Titanic.
En medio de un mar tan picado, ninguna explicación sobra, ninguna aclaración es redundante, y ninguna investigación es innecesaria.
El silencio, la omisión y el disimulo, en cambio, más que responder preguntas, las multiplican.

Todas las portadas →

5 thoughts on “Lástima: “invisible” no significa “transparente”

  1.  les da igual…. se sienten tan intocables y tan inmunes.. en un pais de mansos.. que les da igual…
    tristemente desearia que apareciera un loco que les pegue un susto.. que se caguen en los pantalones de pensar que algo les puede pasar si siguen usando a costa rica para enriquecerse entre ellos y les vale verga lo que ocurra con el pais…

    Transparencia? Firme y Honesta…??? eso esta de sobra seguir recordandolo.. obvio son frases de campaña.. solo eso, de eso no conocen nada ni Laurita ni ninguno de esos diablos que nos gobiernan…

  2. que hacemos? yo me siento muy triste con todo esto porque solo parece ser la punta del iceberg que está a punto de hundir el puto barco…

  3. Hay una frase del che que dice: ”
    “Si no hay café para todos, no habrá para nadie.”
    Cada quien agarre para su saco a ver que pasa. 
    Y otra que reza: En cualquier lugar que nos sorprenda la muerte, bienvenida sea

  4. Este blog a veces tiene chispazos de creatividad muy buenos,
    se nota que CC escribe con pasión aunque me parece que en otras ocasiones sus
    textos vienen cargados de sensacionalismo.

    Lastima la falta de consistencia, con todo lo que esta
    sucediendo en el país, como la encuesta de Unimer sobre la opinión pública del
    mandato de la presidenta publicada hace unos días, la entrevista de La Nación
    con la Sra. Chinchilla,  las “alianzas” en el
    congreso, etc. En fin, hay cualquier cantidad de temas actuales interesantes
    que creo podrían ser abordados con el estilo “los huevos bien puestos” que es
    muy característico del Fusil…

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>